Las goteras y filtraciones son una de las cuestiones que no se va a tomar con  facilidad al momento que se adquiere,  compra o alquila una casa y, como consecuencia de esto, puede hacer que un simple día de lluvia repentino se convierta en todo un dolor de cabeza para los que residen en el hogar.

La causa principal de la aparición de las goteras es sencillamente una incorrecta impermeabilización en el techo de la casa, ya que cuando alcanzan el interior del techo es porque ya se ha afectado la parte exterior, quiere decir que ya está bastante afectado el mismo. De esta manera, al repararlas, se está contribuyendo a mantener en buen estado la azotea, tejado o el techo de nuestro hogar, y así se puede prevenir de daños en el interior, generados básicamente por la humedad. También así estamos ayudando a evitar la oxidación de cañerías y posibles daños en el cableado.

De cualquier manera, las goteras también pueden generarse cuando se rompan las tejas, ya sea por una grieta en una junta o el deterioro por oxidación, la pérdida de agua de una tubería, entre otros factores. De manera que lo primero que debes hacer es detectar la causa. Puede suceder también que no coincida la mancha que generalmente se produce en el techo con el lugar en el que se produce la filtración. Si no la detectas fácilmente, lo más recomendable es busca ayuda profesional.

 

Reparar goteras en el exterior de los techos

Cuando se tienen goteras la humedad del exterior se traspasa al interior cuando ésta existe, por lo que se puede deber a una mala impermeabilización del techo, ya que esto es precisamente lo que debería impedir el paso del agua al interior de la casa. Para arreglarla, puedes aprender cómo hacer un impermeabilizante casero y bastante económico.

Para eso necesitarás 700 gramos de jabón por cada cada 4 litros de agua, esto te servirá para un área de alrededor de cuatro metros cuadrados.

Si el jabón que usas es muy duro, puedes rallarlo, ya que deberás disolverlo en el agua caliente hasta que empiece a hervir.

Posteriormente, lo que deberás hacer es localizar la zona y limpiar el área del techo en la cual hayas encontrado la filtración. Luego debes aplicar la preparación de manera generosa y uniformemente. Cuando ésta comience a espesar, distribúyela por las áreas más afectadas. Es muy importante que esperes que el jabón enfríe bien. Cuando lo hagas te darás cuenta, dentro de tu casa, que hay gotas de jabón. Pero no las debes quitar, ya que al secarse, éstas desaparecerán.

Si tienes el caso de filtraciones muy profundas, sella con una capa de cemento y, por encima, aplica el impermeabilizante de jabón.

Si lo que tienes es un tejado, muchas veces las goteras se solucionan reacomodando las tejas para evitar que el líquido pase hacia el concreto. Sin embargo, la mejor opción es impermeabilizar y luego, colocar las tejas.

Si las goteras se encuentran en el baño, que suele ser un lo mas común, ya que al ducharse, el vapor de agua queda adherido a las paredes; a lo cual también se suma que esta no se trata de un área con buena ventilación. Por eso, para quitar la humedad es necesario tener ventilación al menos con un extractor.

Si tienes una gotera en tu baño, es necesario resolver el problema rápido, de lo contrario, la humedad podría filtrarse por debajo de los mosaicos o la pintura y levantarlos.

Para repararlas de manera correcta, es fundamental que el techo se encuentre bien impermeabilizado. Las pequeñas goteras o manchas de humedad pueden tratarse con un sistema de que mejor se adecúe a esto, pudiendo consultar con un experto.

4.8 (96%) 5 votes